FUERA LA BARRICK GOLD DEL PAÍS.

FUERA LA BARRICK GOLD DEL PAÍS.
No a la mega minería y el uso del cianuro, fuera la Barrick Gold del país.

sábado, 6 de septiembre de 2014

Precop Social, declaracion de Margarita.



Nosotras y nosotros, mujeres y hombres representantes de los
movimientos y organizaciones sociales reunidos en la isla de Margarita
entre el 15 y el 18 de Julio de 2014, comprometidas y comprometidos
con el buen vivir, en armonía con los ecosistemas de la tierra, como
vía para combatir la crisis ambiental actual y el cambio climático, una
de sus caras más feroces; preocupadas y preocupados por la
largamente ignorada dimensión social de esta crisis pero llenas y
llenos de esperanza y fe en los poderes creadores de los pueblos
como motor necesario para lograr cambios sustanciales en el sistema;
saludamos y damos la bienvenida a los procesos sociales que se
viven y construyen desde diferentes países, comunidades y modelos
de sociedad.

Considerando, que existe una dimensión social del cambio climático y
un derecho inalienable de los pueblos a ser protagonistas en la
construcción de sus propios destinos.
Considerando, que cada país vive un contexto histórico particular
dentro de un mundo complejo, integrado por diversidad de
experiencias y visiones desde donde surgen iniciativas
transformadoras.

Considerando, que la crisis climática es el resultado de sistemas de
desarrollo insostenibles e incompatibles con la felicidad de los
pueblos.

Considerando, que el tema ambiental es un tema político y que es
deber de los gobiernos y del sistema multilateral escuchar las voces
de los pueblos.

Considerando, que son los pueblos los que sufren las consecuencias
del cambio climático, los que viven y entienden sus dimensiones
sociales y los que tienen la fuerza moral y la capacidad creativa
necesaria para cambiar de rumbo hacia sistemas justos y sustentables
que hagan posible la felicidad perdurable en armonía con los ciclos de
la naturaleza.

Considerando, que los países en vías de desarrollo se enfrentan a
diferentes tipos de problemas y sufren mayores consecuencias frente
al cambio climático que los países desarrollados.
Declaramos,

EQUIDAD INTERGENERACIONAL Y DERECHOS DE LAS
GENERACIONES FUTURAS

“Vayamos al futuro, traigámoslo y sembrémoslo aquí”
Hugo Chávez

1. “El hombre y la mujer se han transformando en monstruos
consumidores, que se están consumiendo todos los recursos
que nos ha dado la tierra.” Génesis Carmona, 11 años, representante
electa de los movimientos infantiles ambientales de Venezuela.

2. Debemos compartir nuestras experiencias alrededor del mundo
para entender y construir soluciones verdaderas. Ser solidarios
con los camaradas que están en otras partes del mundo es
comprender su contexto, es entender su lucha por la vida, la
soberanía y la identidad.

El cambio depende de la capacidad de nuestra generación para
producir una contracultura, para transformar el modelo de
consumo hacia el buen vivir, hacia sociedades cooperativas
globales. Debemos generar una contracultura revolucionaria. El
rol de los jóvenes es abrir el camino, abrir las grietas de un
sistema que es insostenible.

4. La juventud tiene que estar politizada y empoderada. Lo más
importante es que la juventud tenga voluntad y capacidad de
transformar las cosas. Debemos cambiar el sistema y empezar a
movilizar nuestras mejores fuerzas; no se trata únicamente de un
asunto ambiental, se trata de un asunto profundamente social,
ético, político y cultural.

5. Tenemos que cambiar nuestra percepción del poder e impulsar
espacios diversos e incluyentes, abiertos al pensamiento
intercultural. Tenemos que transitar del discurso a la acción
transformadora.

6. El mundo necesita correctivos antes de que los daños sean
irreversibles, denunciamos la falta de voluntad política de los
países más ricos.

7. La educación tiene que parecerse a la sociedad que soñamos,
tiene que ser revolucionaria, tiene que transformar la realidad, si
no es capaz de transformarla no sirve. La piedra angular de las
transformaciones es la educación y la comunicación.

8. El tema ambiental debe ser un pilar del currículo estudiantil. Hay
que repensar la manera en que se educa sobre ambiente y
Cambio Climático. Tenemos que abrir nuevos espacio donde se
discutan las causas últimas de la crisis ambiental. Los jóvenes
tienen que impulsar estos cambios. Al sistema hegemónico le
aterra tener una población educada porque esto cuestionaría las
estructuras de poder.

9. El Colonialismo sigue operando. El cambio climático ocurre en
un contexto histórico en el que un grupo de países basó su
desarrollo en prácticas que generaron la crisis ambiental actual,
incluyendo el Cambio Climático, mientras que otros sufren las
peores consecuencias de esa crisis. Los países desarrollados,
causantes del Cambio Climático, tratan de desviar el debate
hacia soluciones tecnológicas o de mercado, evadiendo sus
responsabilidades históricas.
  
10. Las luchas del Sur deben ser apoyadas desde los países del
norte. Los países ricos deben comprometerse a buscar una
solución al Cambio Climático, la juventud del norte debe
presionar a sus gobiernos. No queda mucho tiempo, el norte
global debe asumir su responsabilidad histórica y los jóvenes
deben presionar para que esto suceda.

11. Necesitamos reivindicar la noción de solidaridad, entender las
diferencias entre los países, sus diferentes contextos históricos,
el derecho al buen vivir y también las responsabilidades del
desarrollo. La transición no puede restringirse a reducción de
emisiones, tiene que ser una transición justa que asegure que
los pueblos del sur no sean perjudicados.

12. Tenemos que crear nuestros propios sueños, olvidar el sueño
desarrollista perverso, inspirarnos en nosotros mismos.
Compartir una nueva narrativa a partir de nuestras experiencias.

BUEN VIVIR

Ética climática: responsabilidades diferenciadas y
capacidades respectivas

13. Es necesario alcanzar un modelo alternativo al desarrollo basado
en los principios de vivir en armonía con la naturaleza,
gobernados por los limites absolutos y los límites de
sostenibilidad ecológica y capacidad de la madre tierra; que sea
justo, equitativo y que construya economías sustentables,
alejándonos de los modelos energéticos basados en
combustibles fósiles y energías peligrosas, donde se garantice y
reconozca el respeto a la Madre Tierra, los derechos de las
mujeres, los niños, adolescentes y distintos géneros, los pobres,
los grupos minoritarios vulnerables y los pueblos indígenas
originarios. Un modelo que sea justo, equitativo y fomente la
convivencia pacífica de nuestros pueblos. Igualmente, queremos
una sociedad donde prevalezca el derecho de la Madre Tierra
sobre las medidas de políticas neoliberales, la globalización
económica y la patriarcalización; pues sin la Madre Tierra no hay
vida.

14. Los principales causantes de la crisis climática son los sistemas
político y económicos que mercantilizan y cosifican la naturaleza
y la vida, empobreciendo la espiritualidad de la humanidad,
imponiendo el consumismo y el desarrollismo, generando
regímenes inequitativos, explotadores de recursos e
insostenibles. Esta crisis global se ve exacerbada por las
prácticas de explotación y consumo insostenibles de los países
desarrollados y de las élites de los países en desarrollo.
Exigimos a los líderes del Norte, no continuar prácticas
perversas destructoras del planeta, y a los líderes del Sur no
seguir los modelos de desarrollo existentes en el Norte que
causaron esta crisis civilizatoria. Los exhortamos a construir un
camino alternativo para alcanzar sociedades y economías justas,
equitativas y sustentables. Para esto se requiere que los países
desarrollados cumplan sus obligaciones morales y legales, con
especial atención a los países y comunidades vulnerables y
marginadas, removiendo las barreras que impiden alcanzar el
objetivo de preservar la vida en el planeta y la salvación de la
especie humana. Así mismo los exhortamos a cumplir con el
aporte financiero y la transferencia de tecnologías seguras y
apropiadas localmente, libres de barreras como los derechos de
propiedad intelectual, fortalecimiento capacidades y
consagrando los principios recogidos en la Convención de
Cambio Climático y en la Cumbre de la Tierra en Rio,
especialmente el de las responsabilidades comunes pero
diferenciadas y capacidades respectivas, el principio de
precaución y el principio de equidad de género

15. De acuerdo a la evidencia científica, para no sobrepasar los 1.5
grados de incremento en la temperatura sería necesario dejar el
80 % de las reservas de combustibles fósiles conocidas bajo la
tierra. Para esto es necesario que los países desarrollados
reduzcan inmediatamente el consumo y extracción de
combustibles fósiles. Es también necesario que se reconozcan
los derechos de los países en vías de desarrollo que dependen
de la extracción de combustibles fósiles como fuente de ingreso.
Los países en desarrollo necesitan tiempo para una transición
justa que reduzca la dependencia de esta actividad, mientras
Página 5 de 14que los países desarrollados deben proveer apoyo, sin
condicionamientos, a los países en desarrollo para llevar a cabo
esta urgente transición.

16. Exigimos el cambio de los patrones de producción y consumo,
tomando en cuenta las responsabilidades históricas de las
emisiones de las naciones y las corporaciones, y su naturaleza
acumulativa, reconociendo que el espacio atmosférico de
carbono es finito y debe ser distribuido con equidad entre los
países y sus pueblos.

17. El inequitativo sobreconsumo histórico del presupuesto de
emisiones globales manejado por corporaciones y los sistemas
económicos dominantes ha contribuido a generar inequidades en
las capacidades de los países. Algunos indicadores clave para
medir esta disparidad serían: la emisión nacionales de gases de
efecto invernadero per cápita desde 1850, la distribución y
magnitud de la riqueza e ingresos nacionales y los recursos
tecnológicos que posee un país. Estos indicadores pueden ser
utilizados para determinar la porción justa de esfuerzo que
corresponde a cada país (presupuesto de emisiones) si se
respetan los límites de la Tierra y se reconocen las
responsabilidades históricas, las necesidades de desarrollo
sustentable, los daños y pérdidas de origen climático, y la
necesidad de transferencia tecnológica y apoyo financiero.

18. Exigimos la implementación de un Tribunal de Justicia, Ética y
Moral de Cambio Climático, donde la humanidad en general
pueda denunciar delitos relacionados este tema.

19. Rechazamos cualquier intento de implementar o promover
soluciones o respuestas peligrosas y no éticas al Cambio
Climático; soluciones mediante las cuales los países ricos
industrializados y las corporaciones persiguen como objetivo
final usar el cambio climático como medio de lucro. Algunas de
estas falsas respuestas, como la producción y los mercados de
carbono en nuestros bosques y suelos, la implementación de
“Programa de Reducción de Emisiones de Carbono causadas
por la Deforestación y la Degradación de los Bosques (REDD)” y
la producción de agrocombustibles, ya están dando lugar a la
apropiación y fragmentación de tierras.
Impacto social del cambio climático

20. El tema ambiental es un tema político que tiene que ver con el
poder, por eso es necesario que los pueblos y los movimientos
sociales estén empoderados y participen en la toma de las
decisiones que los afectan.

21. La gestión de riesgo debe tener raíces en lo social y local,
incluyendo sistemas nacionales, locales y comunitarios de alerta,
prevención y manejo de riesgos como parte integral de los
procesos de adaptación.

22. La planificación debe ser participativa, hacia un hábitat (urbano o
rural) construido y manejado por todas y todos, que responda a
las necesidades de los individuos que lo habitan en sus contexto
específicos de acción.

23. Es necesario generar cambios estructurales en los modelos
dominantes de producción, distribución y consumo, rechazando
la mercantilización de la naturaleza como una solución ante el
cambio climático.

24. Exigimos la reparación de las deudas históricas, rechazando las
propuestas de financiamiento que no generen transformaciones
efectivas hacia una solución sostenible.

25. Se debe promover la práctica del Buen Vivir: sentirse bien, vivir
en plenitud, estar en equilibrio y armonía con lo demás y
respetar los ciclos de la vida, de la Madre Tierra.
26. Debemos impulsar la gestión participativa del territorio,
promoviendo el diálogo social, asegurando la participación de las
mujeres en la toma de decisiones y la implementación de
mecanismos de mitigación y adaptación frente al cambio
climático.

27. Es necesario rescatar las tecnologías ancestrales y la formación
y apoyo a tecnólogos y tecnólogas populares con capacidad
para crear nuevas tecnologías que contribuyan a la mitigación y
adaptación al cambio climático.
28. Las comunidades deben tener acceso a información sobre las
negociaciones en Cambio Climático a través de estrategias
diseñadas para tal fin.

29. Debemos incluir el tema del Cambio Climático en los pensa en
todos los niveles y disciplinas educativas, centrando la
educación sus causas estructurales.

30. Es necesario diseñar estrategias que garanticen la seguridad
social de los trabajadores y el diálogo entre estos y los
gobiernos, en la transición a un nuevo modelo económico que
responda a la problemática del Cambio Climático.

31. Se deben generar formas de penalización, y mecanismos de
sanción y reparación frente a los delitos contra la naturaleza. Es
necesario comprender la violación de los Derechos Humanos no
sólo como un tema del uso de armas, sino también como una
consecuencia de otras formas de agresión como la
contaminación de la tierra por el uso de agrotóxicos y la
restricción del acceso al agua.

32. Es necesario impulsar la agricultura familiar a pequeña escala,
sin agrotóxicos, como un modelo económico alternativo que
garantice una buena y sana alimentación de los pueblos.
Participación social en la toma de decisiones

33. Debemos organizarnos para garantizar la vida en el planeta a
través de un gran movimiento social mundial. Es necesario un
cambio de actitud hacia la conciencia del poder que tiene el
pueblo unido. Como pueblos organizados podemos impulsar la
transformación del sistema.

34. Debemos garantizar el cumplimiento de la Convención
especialmente en lo referido a la participación de la los
Movimientos y Organizaciones Sociales.

35. Deben ampliarse los espacios existentes y crearse nuevos
espacios amplios y permanentes de participación para que los
Movimientos y Organizaciones Sociales contribuyan con sus
propuestas a la orientación de las decisiones en los procesos de
negociación de la Convención.

36. Es necesario establecer mecanismos de información y plena
participación ciudadana, a escala nacional, que permitan
conocer e incluir la visión de los pueblos en torno a la
 problemática climática, y promuevan la transparencia en la
difusión de información sobre el estado de las negociaciones en
la Convención.

37. Los mecanismos de acreditación y financiamiento para la
participación deben revisarse y mejorarse, para que no se
conviertan en barreras e impedimentos a la participación efectiva
de las Movimientos y Organizaciones Sociales en los procesos
de negociación de la Convención.

38. La transparencia y el acceso a la información pertinente y
adecuada en los procesos asociados a la participación de los
Movimientos y Organizaciones Sociales en la Convención debe
garantizarse.

39. Es importante considerar la diversidad de las formas de
organización social como base para la ampliación de la
participación de estas en la Convención.

40. Debemos proponer la conformación de un comité de alto nivel
para la reestructuración de los mecanismos de participación en
la Convención. Este debe incluir a movimientos sociales y
organizaciones no gubernamentales y contar con la participación
de países con experiencias significativas en el tema.

41. Rechazamos la injerencia de las corporaciones en las decisiones
de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en detrimento
de los derechos de los Pueblos y la soberanía de los Estados.

42. Se deben establecer procesos de consulta ciudadana que
orienten la toma de decisiones de cada gobierno dentro de la
Convención, tales como referendos consultivos nacionales, con
incidencia directa sobre el acuerdo climático.

43. Exigimos a la ONU la difusión pública y el acceso a las sesiones,
reuniones y negociaciones, con traducción en los idiomas y
lenguas de sus pueblos.

44. Deben garantizarse las condiciones materiales tales como
tiempo, espacio y recursos necesarios para la movilización y
participación de movimientos y organizaciones sociales en los
procesos vinculados a las negociaciones sobre cambio climático
y temas vinculantes en el seno de la ONU.

45. Es necesario propiciar la valoración de los conocimientos
ancestrales de los Pueblos, al mismo nivel de importancia que
los conocimientos científicos, como base para la toma de
decisiones y acciones contra el cambio climático en la ONU y los
gobiernos.

46. Exigimos que el uso del lenguaje especializado y la profusión de
acrónimos dentro de los foros de la ONU no constituya un
mecanismo de exclusión que evite la comprensión del proceso
de las negociaciones climáticas por parte de los pueblos del
mundo.

47. Se deben crear sinergias entre los gobiernos y los Movimientos
Sociales y Organizaciones no Gubernamentales para promover
la asistencia de estas a las sesiones de trabajo, y la incidencia
coordinada en la toma de decisiones en el proceso de
negociación.

Combatiendo el cambio climático: Acción directa para la
transformación

46. Las causas estructurales del cambio climático están ligadas al
sistema hegemónico capitalista actual. Para combatir el cambio
climático es necesario cambiar el sistema.

47. El cambio de este sistema debe contemplar una transformación
en los sistemas económicos, políticos, sociales y culturales, en
las escalas local, nacional, regional y global.

48. La educación es un derecho de los pueblos, un proceso continuo
de formación integral, justa, gratuita y transversal. Éste es uno
de los motores fundamentales para la transformación y la
construcción en la diversidad, de las mujeres y los hombres
nuevos, para el buen vivir y el respeto a la vida y a la Madre
Tierra.

49. La educación debe orientarse a reflexionar, valorar, crear,
sensibilizar, concientizar, convivir, participar y actuar. Cuando
hablamos de educación para enfrentar el cambio climático,
hablamos de sus causas principales y las responsabilidades
históricas y actuales, hablamos también de la pobreza, la
desigualdad y la vulnerabilidad de los pueblos, especialmente los
pueblos indígenas y otros grupos históricamente excluidos y
victimizados.

50. La participación social es un motor fundamental para la
transformación. Es necesario propiciar la integración de los
movimientos sociales e incluir a los pueblos y sus organizaciones
en la toma de decisiones en todos los niveles.

51. Cualquier mecanismo de transformación debe incorporar los
principios de respeto a la vida y derechos humanos; soberanía
de los pueblos; solidaridad; transición justa y el reconocimiento
de los límites ecológicos y los derechos de la Madre Tierra; debe
también considerar las responsabilidades comunes pero
diferenciadas, la ancestralidad de los pueblos indígenas, las
diferentes formas y niveles de vulnerabilidad de los países y
pueblos, especialmente los pueblos indígenas y otros grupos
humanos históricamente excluidos y victimizados.

52. Rechazamos la implementación de soluciones falsas al cambio
climático tales como: mercados de carbono y otras formas de
privatización y mercantilización de la vida, geoingeniería,
producción de agrocombustibles, medidas que favorezcan el
agronegocio y perjudiquen la producción de alimentos de forma
agroecológica tales como el uso de semillas transgénicas y
agrotóxicos, fertilizantes sintéticos y cualquier otra que vulnere la
prioridad del derecho al Buen Vivir, a la salud y a la erradicación
de la pobreza consagradas en la Convención. Rechazamos
también la economía verde, los derechos de propiedad
intelectual; las megas represas, los monocultivos y la energía
nuclear.

53. Es necesario conocer y tomar en cuenta los efectos
extraterritoriales de las soluciones climáticas.

54. Proponemos los siguientes acciones para el cambio del sistema:
o Transformación de las relaciones de poder y de los
sistemas de toma de decisiones para la construcción de un
poder popular anti patriarcal.

o Transformación de los sistemas de producción de
alimentos en sistemas agroecológicos, garantizando la
soberanía y seguridad alimentaria, valorando los
conocimientos, innovaciones y prácticas ancestrales y
tradicionales.

o Transformación de los sistemas de producción de energía,
erradicando las energías sucias, respetando el derecho de
los pueblos a combatir la pobreza y teniendo como
principio la transición justa.

o Transformación de los patrones de consumo energético
mediante procesos formativos, regulaciones para los
grandes consumidores y empoderamiento del pueblo sobre
los sistemas de producción de energías renovables a
pequeña bajo control comunitario.

o Implementar sistemas de gobierno y planificación
participativos de territorios y ciudades, asegurando el
acceso justo y sustentable a la tierra y a los servicios
urbanos, así como a otros medios necesarios para afrontar
los impactos del Cambio Climático.

o Transitar de un sistema lineal derrochador de energía y
materiales, a uno cíclico con énfasis en la erradicación de
la explotación insostenible de la naturaleza y la promoción
de la reducción, reutilización y reciclaje de residuos.

o Asegurar el financiamiento de los países desarrollados a
los países en desarrollo para estas transformaciones, así
como para la compensación y la rehabilitación por los
impactos del Cambio Climático. El financiamiento no debe
ser condicionado y el manejo de los recursos
suministrados debe estar en manos de los Pueblos.

o Crear mecanismos accesibles a los pueblos para la
protección de desplazados y de los defensores de los
derechos ambientales.

Responsabilidades Norte-Sur: Compromisos del Norte
para potenciar acciones en el Sur

55. El financiamiento de acciones de mitigación y adaptación por
parte de los países desarrollados en los países en desarrollo es
una obligación moral y legal bajo la Convención en virtud de las
responsabilidades históricas. El financiamiento debe ser
confiable, predecible, suficiente y adecuado.

56. Todas las obligaciones de los países del Norte en relación a
provisión de financiamiento, transferencia tecnológica y apoyo
para la compensación por pérdidas y daños, debe ser
legalmente vinculante.

57. Los mecanismos de financiamiento no deben responder a la
lógica de oferta y demanda de los mercados, sino al
cumplimiento de responsabilidades. Se debe garantizar que los
mismos impulsen el desarrollo y lleguen a las comunidades más
vulnerables.

58. La transferencia tecnológica de los países del Norte hacia el Sur
debe fomentar procesos de apropiación, innovación y desarrollo
tecnológico endógenos, en este sentido es esencial considerar
mecanismos específicos para eliminar las barreras generadas
por los derechos de propiedad intelectual. Debe fomentarse
también la transferencia tecnológica y la cooperación Sur-Sur,
así como la valoración de los saberes de los pueblos ancestrales
y de los ancianos y ancianas.

59. La adaptación va más allá de la construcción de infraestructura.
La injusticia, la marginalización y la exclusión social inciden en la
vulnerabilidad y la posibilidad de adaptarse. Estos aspectos debe
ser considerados en los programas para la adaptación al Cambio
Climático y en los mecanismos de financiamiento.

60. Los daños y pérdidas ocasionados por el Cambio Climático
deben considerarse desde la perspectiva de justicia y derechos
humanos. Los gobiernos del Sur deben recibir del Norte los
fondos necesarios para compensar los daños y pérdidas. Los
esquemas de solidaridad Sur-Sur, como la experiencia de
Venezuela en cuanto a ayuda a los países del Caribe y a
programas masivos de construcción de viviendas, son un
ejemplo de solidaridad ante los daños y las pérdidas generadas
por el cambio climático.

61. El sector militar es uno de los principales consumidores de
combustibles fósiles y uno de los mayores emisores del planeta.
Esto debe ser incluido en los debates globales de Cambio
Climático. El sector militar debe ser responsable y rendir
cuentas.

62. Nuestra tarea como sociedad civil es trabajar para la
transformación de nuestras sociedades y los sistemas de
producción y consumo, que son la causa del cambio climático,
mediante la generación de nuevos paradigmas de desarrollo
determinados por los pueblos. Parte de este trabajo debe estar
orientado a incidir en los gobiernos nacionales y en escenarios
internacionales como la Convención Marco de las Naciones
Unidas sobre el Cambio Climático.


Viernes, 18 de julio de 2014


No hay comentarios: