FUERA LA BARRICK GOLD DEL PAÍS.

FUERA LA BARRICK GOLD DEL PAÍS.
No a la mega minería y el uso del cianuro, fuera la Barrick Gold del país.

domingo, 20 de noviembre de 2016

DE AZUA AL PICO DUARTE, NUESTRA VOZ SE LEVANTA PARA ALERTAR SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL.




Salimos a las seis de la mañana del partido Nueva Alternativa con rumbo a Padre las Casas  a donde llegamos como a las diez y media de la mañana, tomamos el camión que nos llevaría  al pueblo del Tetero. El chofer nos llevó a su casa en donde nos ofreció desayuno el cual no aceptamos porque ya habíamos comido algo.

Desayunó, partimos,  y después de dar algunas vueltas por el pueblo de Padre las Casas  lo que  aprovechamos para comprar algunas cosas, pusimos proa hacia el pueblo del Tetero, por una carretera polvorienta, llena de precipicios y curvas, con un paisaje abrupto y desolador en algunas partes, con pueblecitos miserables perdidos en un paisaje sobrecogedor y triste, en donde las personas empobrecidas parecían vegetal en un presente abrumador,  del Tetero partiríamos al otro día hacia el Pico Duarte.

Llegamos alrededor de las dos y media al Tetero y nos acomodamos en la casa de Nardo, nuestro guía y amigo organizamos los bultos mientras Mártires y Sandy por un lado preparaban la casa de campaña en la que dormirían y Engel y Luis la de ellos y Canela la de él, mientras  Marisol hacía los preparativos para la comida, después de comer paseamos por el pueblo y pudimos palpar la pobreza, nos dolió especialmente la situación de miseria de los niños de aquel pueblo perdido en el olvido.

Compartimos con la familia de Nardo y en la noche hicimos cuentos alrededor de la fogata acompañados por algunos habitantes del pueblo, a la hora de dormir cada uno se fue al lugar que le correspondía, Sandy y Mártires en su casa de campaña, Engel y Luis en la de ellos y Canela por igual se fue a la de él,  Ruddy y Rosa, en la casa de Nardo y Marisol, Félix y Yo en la casa de un familiar de Nardo.

Muy tempranito nos levantamos, nos preparamos, desayunamos y partimos antes del amanecer hacia el valle del Tetero, bajo una leve llovizna que nos acompañó por casi todo el camino, Nardo no fue con nosotros tenía otros asuntos y mando a July, Francisco y Jaime con nosotros, pero nos acompañó un buen trecho y nos enseñó el lugar donde se produce la electricidad que consume el pueblo.

El paisaje no podía ser más hermoso, el aire fresco de a montaña, los altos y frondosos pinos, el colorido de las flores silvestres, el canto de los pájaros nos guiaba sin ninguna prisa por los caminos mojados hacia el placer de compartir esta inolvidable experiencia, la de conquistar la cima más alta de las Antillas, el Pico Duarte y un alertaaaa,  que de vez en cuando retumbaba en la distancia anunciando que La Brigada Cimarrona Sebastián Lemba desbrozaba esos caminos rumbo a la cima más alta de las Antillas.  

Atravesamos Sabana Andrés, subimos el pico Loma Vieja, atravesamos Lo Fríos, subimos con mucho esfuerzo el Pico Alto del Valle, nos deteníamos brevemente a tomar aire, tocamos las nubes y comenzamos a descender hacia el valle del Tetero, por un camino mojado por una llovizna eterna, que nos acompañaba en nuestro descenso, el  lodo y las caídas permanentes retrasaron nuestra llegada al valle, a donde llegamos pasada las tres de la tarde.

En el valle del Tetero, perdimos un día por la lluvia, allí discutimos la posibilidad de quedarnos y eso generó una gran discusión ya que los nuevos querían salir  a pesar de el lodo y la lluvia y el alerta de los que llegaban de Compartición que nos decían que no se podía seguir, que nos recomendaban quedarnos y partir al otro día. Así lo hicimos, nos quedamos  y los nuevos disfrutaron de la belleza del valle del Tetero, se bañaron en la ballena visitaron la piedra indígena y disfrutaron de un juego de pelota entre los guías y los excursionistas, jugamos dominó, hicimos contactos con otros grupos a los cuales explicamos los motivos de nuestras excursión, la que se  encontraron interesante.

En la noche hizo un frío terrible, algunos durmieron en sus casas de campaña y otros nos acomodamos en la caseta, a las cuatro de la mañana me levanté y desperté a todos, Marisol y Félix, prepararon el desayuno mientas los guías iban al monte a buscar a las bestias y los otros desmontaban sus casas de campañas, salimos con las linternas encendidas intentábamos ganar tiempo al tiempo, no nos fuimos por el atajo, nos dijeron que estaba intransitable y dirigimos nuestros pasos al cruce, al que llegamos agotados y enlodados,  descansamos y emprendimos la subida hacia agüita fría nuestra meta más cercana.

Fue lenta y agotadora la subida, no obstante todos íbamos disfrutando del paisaje y dejándolo plasmado en nuestras cámaras fotográficas, llegamos como a las dos de la tarde a agüita fría, en donde merendamos y tomamos fotos del lugar en donde nacen los ríos Yaque  del Sur y Yaque del Norte y luego emprendimos el descenso hacia la Comparticion, a la que llegamos alrededor de la tres y cuarenta y cinco, decidimos por la hora que sólo subirían al Pico Duarte los que no habían subido nunca y que se irían  en los mulos, los demás nos quedaríamos preparando la comida.

En Comparticion haríamos la ceremonia del manifiesto en la noche, esperaríamos, al grupo Eugenio Marcano que venía de Mata Grande, ya que con el grupo del colegio de la Salle no nos encontraríamos. Ya al caer la noche vi con alegría a   Manuel Cuevas que llegaba sobre un mulo y corrí a alcanzarlo y cuando se desmontó me dijo Domingo estoy mal, se apoyo en mí y llamé a Marisol y a Félix lo dos médicos que nos acompañaban, con mucho esfuerzo lo llevamos al interior del refugio y junto a otra doctora que se encontraba allí, procedieron a darles los primeros auxilios, tenía el azúcar baja, la presión alta y estaba deshidratado, ellos lograron estabilizarlo, los doctores hicieron un buen trabajo, puedo decir sin temor a equivocarme que Manuel Cuevas debe la vida a esos tres doctores que se encontraba en esos momentos en la Copartición.

Después fueron llegando poco a poco los del grupo del Eugenio de Jesús marcano, Marisol le hizo una sopa a Manuel y continuo con los preparativos de la comida, se hacía tarde y los que llegaron del grupo de Manuel estaban preocupados por una parte de ellos que se habían quedado rezagados, yo le decía que no se preocuparan que el grupo nuestro que había ido al Pico Duarte, le darían una mano, que no lo abandonarían  y así fue, lo socorrieron y les prestaron algunos focos para que se iluminaran por esos caminos sinuosos y oscuros, los nuestros llegaron primero y dieron a noticia de que estaban bien y que venían más atrás.

Llegaron agotados, comieron y se acostaron de una vez, mientras seguían la atenciones a Manuel Cuevas, que se recuperaba lentamente, la noche fue clara ya lejos de la lluvia, el cielo esplendoroso de estrellas nos invitaba a compartir en la fogata, pero había sido un día muy agitado, lleno de muchas emociones fuertes y mañana debíamos prepararnos para partir y ver como bajaríamos a Manuel, quedamos que la mula de monta nuestra lo llevaría hasta agüita fría y que de ahí en adelante, se iría en la de ellos, hizo un frío infernal como siempre en Compartición.


Nos levantamos a las seis de la mañana, fue un amanecer esplendoroso y victorioso, Manuel amaneció mucho mejor, desayunamos,  levantamos el campamento  y partimos a las ocho y algo de la mañana, subimos  la Vela en un ritual lento, pausado pero sostenido, nos trazamos metas, la primera fue agüita fría, íbamos alegres y felices, habíamos alcanzado la meta, ahora regresábamos a la Ciénaga y de ahí al hogar dulce hogar, llegamos agotados a agüita fría, merendamos y continuamos hacia el cruce nuestra segunda meta, íbamos raudos, ahora sólo bajábamos, el camino no tenia tanto lodo como pensábamos  y el regreso renovaba nuestras fuerzas, nos daba nuevos bríos, la alegría no nos cabía en el corazón, llegamos al cruce sin darnos cuenta ahí nos encontramos con otros  grupos, tomamos aire, esperamos a los que venían rezagados  y de ahí partimos hacia los Tablones, de vez en cuando en la distancia retumbaba algún alertaaaa de nostalgia.

El camino hacia los tablones estaba lleno de lodo,  no como en otra época, pero tenía y hacíamos apuestas   de quien se caería primero, avanzamos rápido por un bosque tupido y húmedo, acariciados por una brisa agradable que mitigaba un poco el cansancio. De tanto bajar uno se hastía y  las rodillas se aflojan y uno pide a gritos,  una subida por favor, una subida, aunque sea pequeña, de las lagunas a los tablones lo hicimos en un tiempo record y llegamos  a la caseta nueva de los tablones a las dos de la tarde, de los tablones a la Ciénaga apuramos el paso y llegamos antes de las cuatro de la tarde, al llegar a la Ciénaga miramos con nostalgia el lugar en donde vivía Pedrito, el guía que nos acogía en su casa cuando regresábamos por esa ruta y que tuvo que vender sus tierras a precio de vaca muerta a un hijo de Gómez Díaz, Pedrito no sabe leer y le hicieron firmar un documento que era una orden de desalojo y le dieron por sus tierras lo que a ellos les dio las ganas, con Pedrito se impuso el poder de los Gómez Díaz. Cuando el grupo zeta llegó ya los muchachos estaban ubicados y Jaime nuestro atento guía nos llevó a donde su hija a bañarnos, mientras algunos comían algo y Marisol y July bailaban acompasados una bachata.

Coordinamos con Manuel el regreso y nos sentamos a esperar la llegada de la guagua. Debemos rendir un merecido tributo al trabajo de Jaime, July y Francisco, que más que guías fueron y son nuestros compañeros y amigos, a ellos va nuestra gratitud eterna, también debemos reconocer la amabilidad para con nosotros de los demás guías, que a donde llegábamos nos miran con respeto y admiración y reconociendo en nosotros el respeto y la disciplina que sentimos por ellos, por los demás caminantes y por esos bosques, que han pasado a ser partes de nuestras vidas.

La guagua llegó pasada las cinco de la tarde, nos montamos y emprendimos el regreso, con la promesa del año que viene volver. Ahora tenemos algunas tareas por delante, 1-Difundir el manifiesto. 2-Hacer una caminata, de Sabaneta, de Santiago Rodríguez,  hasta Sabaneta, de San Juan, 3-La vigilia mundial por el día de la Madre Tierra.   y 4-El operativo medico en el Tetero, a todo esto les pondremos fecha en la reunión del treinta de enero próximo, en la que discutiremos la próxima ruta, ya que tenemos tres propuestas, 1- hacer la ruta San Juan, Mata Grande. 2-Mata Grande, la Ciénaga. 3-Azua, el Valle del Tetero, la Ciénaga.  En la reunión del treinta de enero nos pondremos de acuerdo en la ruta que haremos, así compañeros de ruta, que hasta el treinta de enero en donde compartiremos las fotos, las anécdotas y las experiencias del viaje.


DOMINGO ACEVEDO

ENERO 2010

829 568 3544
Domingoacv2@gmail.com
www.brigadacimarronasebastianlemba.blogspot.com









No hay comentarios: