En la cima más alta de las Antillas elpico Duarte.

En la cima más alta de las Antillas elpico Duarte.
No a la mega minería y el uso del cianuro, fuera la Barrick Gold del país.

lunes, 7 de enero de 2019

Los apaches, los guerreros de las llanuras



Nombre: Apaches
Lugar: México
Época: Siglo XIV hasta la actualidad.
Arma Favorita: Arco y flecha
Los apaches son grupos indígenas americanos con una cultura común que habitaban el este de Arizona, las Grandes Llanuras, el noroeste de México, Nuevo México y algunas zonas de Texas. Su nombre procede de apachu, que quiere decir “enemigo” en zuñí, la lengua de los indígenas de Zuñi, Nuevo México.
Los apaches se llamaban a sí mismos indé, que significa “la gente”. En realidad, hablaban distintas lenguas según la zona en la que estos apaches vivían: apache oriental, apache occidental y apache de las llanuras.
La economía de los apaches se basaba en la agricultura, la caza y la pesca. Solían juntarse en base a grupos familiares organizados bajo una familia de régimen matriarcal.
Índice del artículo
·         1 La historia de los apaches
·         2 Las tribus apaches
o    2.5 Lipan
o    2.7 Navajos
o    3.2 Lanzas
o    3.3 Escudos
o    3.4 Mazas
La historia de los apaches
El pueblo de los apaches descendieron desde Canadá hacia el sur invadiendo tierras de cultivo y pastoreo. Aunque cerraban acuerdos comerciales con algunas, no dudaban en recurrir al pillaje y al saqueo para subsistir.
En la zona era habitual, en cualquier caso, que las tribus de carácter nómada atacaran a aquellas que tenían un modo de vida sedentario para conseguir recursos. Cuando llegaron los conquistadores europeos al oeste americano, esto no cambió.
Los apaches realizaban los mismos ritos religiosos que los sioux y los chayanne.
Los hombres apaches se caracterizaron por su carácter guerrero que les hizo enfrentarse tanto a los colonizadores europeos como a otras tribus indias. No solamente mostraban una gran fiereza en el combate sino que también eran grandes estrategas.
Actualmente, los apaches, aproximadamente unos 6.000, viven confinados en reservas en Arizona, Oklahoma y Nuevo México.
A finales del siglo XVI se produjeron los primeros contactos de los indios apaches con los conquistadores europeos, en concreto con los españoles que querían apoderarse de las tierras de Nuevo México.
Los españoles trataron de cristianizar a los apaches mediante el envío de misioneros y también trasladando a sus tierras a otros indígenas ya cristianizados, como aztecas y otomíes, para que pudieran convencerlos. Sin embargo, todo esfuerzo fue en vano.
La respuesta de los indios apaches a los intentos de cristianización fue la quema y destrucción de varias poblaciones españolas afincadas al norte de lo que era Nueva España.
Ya en el siglo XVII, los enfrentamientos entre apaches y españoles se recrudecieron por ambas partes. Los apaches buscaban ganado y caballos mientras que los españoles, a modo de venganza, querían conseguir esclavos a pesar de que estaba expresamente prohibido por la Corona de España.
Sin embargo, a comienzos del siglo XVIII, los apaches se vieron obligados a desplazarse debido al empuje que los comanches comenzaban a ejercer desde el norte. Esto provocó que se intensificaran los enfrentamientos contra los españoles del Virreinato de Nueva España.
¿Sabías que...
Los apaches jamás estuvieron unidos de forma política por lo que los distintos grupos iban cambiando continuamente. Algunos llegaron a tener una vida sedentaria pero la mayoría permanecieron siendo cazadores y recolectores.
En el año 1848 se firmó el Tratado de Guadalupe-Hidalgo por el cual Estados Unidos y México se repartían a los apaches en sus respectivos territorios. Esto hizo que se dispersaran y generó un gran descontento hacia ambos países.
A causa de este resentimiento, los apaches ofrecieron una feroz resistencia a los conquistadores angloamericanos que quisieron avanzar hacia las costas del Pacífico. Emplearon tanto armas de fuego, que habían aprendido a manejar, y ataques a caballo para acabar con las vidas no solamente de numerosos angloamericanos sino también españoles y mexicanos.
Uno de los jefes apaches más conocidos fue Chihuahua
Años después de la rendición y muerte del jefe apache Gerónimo, en 1928, el gobierno de México declaró que la etnia apache estaba oficialmente extinta. Otros jefes como Chihuahua se habían rendido mucho antes. Los 3.000 apaches que sobrevivieron en territorio estadounidense fueron confinados en reservas en las que siguen hoy día.
Las tribus apaches
Hoy día se reconocen a siete tribus apaches que viven repartidas en las distintas reservas creadas para ellos en Estados Unidos. Seguramente en el pasado existieron más tribus pero que hoy día son desconocidas.
Jicarillas
Viven en Nuevo México. Su nombre deriva directamente de la palabra española jícara, taza pequeña. Esta tribu era seminómada ya que aunque vivía de la caza y la pesca, también hacían cultivos temporales junto a los ríos que había en su territorio.
Se vieron obligados a desplazarse hacia el sur por el empuje de los comanches y finalmente, llegaron a acuerdos con los pueblos Puebloan y los colonos españoles. Su territorio quedó entonces entre los límites de cuatro ríos que consideraban sagrados: el río Pecos, el río de Canadá, el río Arkansas y el río Grande.
Mezcaleros o mescaleros
Viven en el centro-sur de Nuevo México aunque comparten parte de su territorio con otros grupos apache como los chiricahuas.
Actualmente los apaches mescaleros viven tanto de la ganadería como del turismo ya que han fundado un centro de esquí junto a un hotel que atrae a muchos visitantes.
Chiricahuas
Viven en Nuevo México y en la frontera con Arizona. En realidad ya no se les considera como un grupo unificado culturalmente ya que se han dividido en dos. Algunos se trasladaron con los mezcaleros y con los lipan. Otros se fueron a Oklahoma donde fundaron una fortaleza que se convirtió en reserva.
Su nombre viene del náhualtl achiricahua, “los que son pocos” y le fue dado por la tribu mesoamericana de los tlaxcaltecas que acompañaban a los españoles.
Los territorios de los chiricahuas se conocían como “Montañas azules” por ellos mismos.
Los chiricahuas fueron responsables de la extinción de otras tribus como los janos, los sumas y los jumanos.
Apaches occidentales
Viven en la zona centro de Arizona aunque actualmente se distinguen varios grupos dentro de los mismos que viven en distintas reservas: Sierra Blanca, Cibecue, San Carlos y Tonto. A su vez, estos grupos se dividen en distintas bandas más pequeñas.
Varias de estas tribus de apaches occidentales están reconocidas federalmente. En sus escuelas, además de la educación elemental y secundaria, se enseñan antiguas tradiciones apache relacionadas especialmente con la artesanía: cestería, fabricación de arcos, lanzas y escudos, cunas para niños y joyería de plata.
Lipan
Viven en Coahuila y Texas aunque algunos se fueron a vivir a Nuevo México con los mescaleros. También se los conoce como Cazadores de Búfalo, Apaches de los Llanos o Lipanes Llaneros.
La primera vez que son mencionados en la historia es el 1718 cuando atacaron el fuerte de San Antonio en Texas. Más adelante, quemaron dos misiones que habían establecido los españoles en la zona.
Para intentar doblegar a los lipanes, los españoles utilizaron tanto el alcohol como sus enfrentamientos con los mescaleros además de a través de misioneros católicos. En la segunda mitad del siglo XVIII se trató de exterminar a los lipanes hasta que éstos pactaron con los españoles. Este trato se rompió antes de que llegara el año 1800.
Los lipanes pactaron entonces con los comanches para atacar a los españoles pero nuevamente este tratado se rompió a los veinte años, teniendo que emigrar los lipanes hacia el sur en la frontera con México.
Actualmente, los lipanes buscan proteger sus lugares sagrados en Coahuila, Texas y Nuevo México para conservar su religión.
Apaches de las llanuras
Viven en el suroeste de Oklahoma y están reconocidos federalmente como tribu. También se los conoce como apaches kiowa. Actualmente viven de los casinos e incluso emiten sus propias licencias.
A comienzos del siglo XVIII vivían en torno al río Missouri y fue entonces cuando pactaron con la tribu de los kiowa para defenderse mutuamente ante los ataques de otras tribus y proteger a la familia.
Emigraron hacia las praderas sureñas a comienzos del siglo XIX asentándose en el suroeste de Oklahoma y también en Kansas, forzados a convivir junto a los kiowa y los comanches.
¿Sabías que...
Para los apaches de las llanuras, el paso de vivir en libertad a vivir en una reserva fue más difícil que para otras tribus. Algunos de ellos se unieron a las rebeliones organizadas por los comanches y que acabaron fracasando.
Navajos
Actualmente son la tribu más numerosa, contando con casi 300.000 miembros. Están establecidos en Nuevo México, Utah, Arizona y Colorado. Nómadas, se enfrentaron con las tribus sedentarias pero también con los mexicanos, los angloamericanos y los españoles.
Los navajos proceden de Canadá y descendieron al sur en el siglo XIII. Gracias al contacto con los españoles aprendieron a trabajar las piedras preciosas y la plata y también a criar ovejas. Más adelante, en el siglo XIX, se enfrentaron de forma violenta con el ejército de Estados Unidos pero fueron vencidos.
Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos navajos se alistaron en el ejército de Estados Unidos y fueron utilizados especialmente como operadores de radio ya que podían comunicarse en su lengua nativa impidiendo que los enemigos pudieran entenderlos si interceptaban sus mensajes.
Actualmente, los navajos viven de la venta de artesanía típica y también de la minería y la agricultura.
El atuendo y las armas de los apaches
Antes de que los hombres apaches tuvieran sus primeros contactos con los europeos, solían vestir simplemente con un taparrabos y en ocasiones, una camisa. Utilizaban principalmente pieles de ciervo y de antílope.
Cuando contactaron con los españoles, comenzaron a variar ligeramente su forma de vestir aunque siempre tuvieron más dificultad en adaptarse a llevar los pies calzados. Los chiricahuas y los apaches occidentales solían usar unas botas hasta debajo de la rodilla con la punta curvada hacia arriba que llamaban n’deh b’ken.
Arco y flechas
Los arcos de los apaches se fabricaban con madera de morera silvestre que algunas tribus reforzaban usando tendones de animales. El carcaj o aljaba se hacía con piel de puma, lince, ciervo, vaca y caballo y en ocasiones se dejaba intacta la cola del animal a modo de decoración. Tenía capacidad para unas cuarenta flechas.
Los chiricahuas fabricaban exprofeso una funda de piel para guardar el arco cuando no iban a utilizarlo.
Las flechas solían hacerse con cañas recogidas en las orillas de los ríos aunque en ocasiones podían utilizar otros tipos de madera como, por ejemplo, la del sauce. Las puntas se hacían con piedra, generalmente obsidiana a la que se practicaban muescas para facilitar la penetración.
Tras el contacto con los españoles, comenzaron a fabricar las puntas de flecha con metal. Para conseguir que la flecha tuviera más estabilidad, se le ataba en la parte posterior tres plumas de halcón o de pavo usando un tendón de ciervo.
Lanzas
Los apaches fabricaban las lanzas utilizando el tallo seco del cactus sotol. Su longitud variaba desde los 1.35 metros hasta los 2.5 metros. A modo de punta se usaba una hoja de yuca.
El mango se coloreaba de azul y rojo y junto a la punta, se colocaban dos plumas. Cuando conocieron a los españoles, sustituyeron la punta de hoja de yuca por hojas de sable y bayonetas que ataban a la madera.
Los apaches no usaban la lanza a modo de jabalina, es decir, lanzándola, sino que la empleaban en el combate cuerpo a cuerpo.
Escudos
Es probable que los apaches comenzaban a usar escudos tras conocer a los europeos. Los fabricaron en forma de rodela y usando piel de vaca o caballo. Esto último sirve para confirmar la teoría ya que los apaches conocieron el caballo gracias a los españoles.
El escudo se decoraba con dibujos de animales como osos o serpientes y al igual que hacían con otras armas, también ataban plumas o cintas de franela roja.
Los mescaleros usaban los escudos para mostrar su cosmología: en el centro dibujaban al sol, en el borde la tierra y el cielo, y en el nordeste, noroeste, sudoeste y sudeste, las montañas sagradas.
Mazas
Para el combate cuerpo a cuerpo, los apaches también usaban mazas que fabricaban insertando un mango de madera dentro de un rabo de caballo cuya piel se dejaba secar posteriormente.
La bola de la maza consistía en una roca, normalmente de sílex o pedernal, que se envolvía en piel de vaca y se adornaba con el pelo del rabo de este animal.
Hacha de guerra “Tomahawk”
Los apaches comenzaron a usar el hacha de guerra por influencia de los europeos.
En concreto, el hacha “Tomahawk” se usaba también como pipa de la paz por el mango. Aunque se usaba para el combate cara a cara, también la utilizaban como arma arrojadiza. Además, el filo resultaba muy útil para desollar a los animales que cazaban.
Con el paso del tiempo, el hacha “Tomahawk” fue derivando hacia un objeto ceremonial para rituales más que para uso guerrero.

Este es el conjunto de armas que los guerreros apaches conocian y que hacían uso de ellos en los momentos necesarios, ello no implica que fuesen las únicas ya que esta tribu tiene muchas tradiciones y es muy probable que aún no conozcamos todas.
Otros guerreros que pueden interesarte:

Vídeo de los guerreros apaches
Aún con ganas de más? La historia de los guerreros apache es cuanto menos impresionante la cual sigue cautivando a gente día tras día. Por ello y para complementar la información, te dejamos con este vídeo sobre la historia de Gerónico, el jefe de los apaches.

Tomado de la red.


Pico Duarte 2

jueves, 3 de enero de 2019

Pico Duarte

Momentos memorables en el pico Duarte

jueves, 20 de diciembre de 2018

LAS GUERRILLAS DEL 1963


El 21 de diciembre de 1963, el Dr। Manuel Aurelio Tavarez Justo (Manolo), y catorce compañero más perecieron en Las Manaclas. Inmediaciones de San José de las Matas a manos de efectivos del Ejercito Nacional. Según el parte oficial el grupo murió en combate. Pero sus compañeros sobrevivientes aseguran que fueron asesinados después de rendirse atendiendo un llamado que hizo por la Radio el ingeniero Manuel Tavarez Espaillat, miembro del Triunvirato en el poder prometiendo que se le respetaría la vida Tavarez Justo y sus compañeros habían iniciado un foco guerrillero el 26 de noviembre de 1963, conjuntamente con otros cinco grupos que operarían en. La Horma. Berrenda. Bahoruco. El Limón y Los Quemados, diseminados en el Norte, en el Este y en el Sur del territorio nacional
El motivo e la acción estuvo claramente expuesto en la Proclama al Pueblo, al decir ´la hora llama a la restitución y mejoramiento del régimen constitucional derogado por el golpe de Estado
Se refiere a la asonada que derrocó el gobierno constitucional del Presidente Juan Bosch el 25 de septiembre de 1963.
La proclama no limita el alcance del movimiento a esos objetivos. Considera que esas metas enriquecen las perspectivas de la revolución que nosotros auspiciamos. Más adelante aclara este concepto cuando dice ´y transformado este combate constitucional y antigolpista en una resistencia por la revolución reinvidicadora que es nuestra misión fundamental
El foco guerrillero de Las Manaclas, estaba compuesto por 29 combatientes de lo que solamente ocho salvaron la vida. A través de relatos de los sobrevivientes se conocen los últimos momentos en la vida de los mártires del 21 de diciembre del 1963. Aunque hay divergencia en sus versiones, todos coinciden en que a última hora decidieron acogerse a las garantías del ingeniero Tavárez Espaillat.
Un informe de Luís Peláez, sobreviviente de Las Manaclas rendido a la dirección del Movimiento Revolucionario 14 de Junio (1J4), publicado en la edición del 26 de febrero de 1973 de la revista ¡AHORA!, dice que el día 19 el estado de la tropa era de agotamiento progresivo. Los comestibles se habían terminado y los esfuerzos para abastecerse eran inútiles porque habían fallado las medidas tomadas antes de subir a las montañas
Los almacenamientos de provisiones habían desaparecidos y las bodegas y carnicerías instaladas en lugares estratégicos habían sido incautada por el gobierno. El día 20, sigue el informe, castigados por el hambre y el frió se planteo por primera vez considerar las garantías dadas por el Ingeniero Tavarez Espaillat. En una reunión celebrada en la noche, la mayoría opino que debían acogerse a ellas.
Cinco se opusieron aduciendo el temor de que las intenciones de los militares golpitas fueran contrarias a las aparentemente expresadas por el miembro del Triunvirato. Tampoco Tavarez Justo, era partidario de la entrega. La reunión se disolvió sin que se llegara a un acuerdo. La decisión final se tomaría al día siguiente. El 21 a las cinco de la mañana ya estaban en pie.
Aunque no se hizo una nueva reunión formal, las conversaciones entre grupos habían convencido a Tavarez Justo a decidirse por la entrega. Con esa adhesión comenzaron los preparativos para rendirse a las autoridades. A las 10.30 a.m., a José Daniel Ariza, Luís Peláez, Josesíto Crespo Polón y Pitifia, los cincos opuestos a la rendición, se le permitó marcharse.
En una entrevista hecha al doctor Emilio Cordero Michel, sobreviviente del grupo, en el número seis de la Revista ¿Qué?, en 1971, hay más detalles de las últimas horas de los héroes y mártires de Las Manaclas
Se acordó que la rendición se haría de día y ante un oficial del Ejército. Se comisionó a un grupo de comandado por Cordero Michel e integrado además por Leonte Schott Michel, Alfredo Peralta Michel, y Juan Ramón Martínez (Monchi) para que fueran a arreglar la entrega. A las cinco horas de camino se encontraron con un jeep del que se apearon dos soldados armados de ametralladoras. Uno abrió fuego matando en el acto a Schott Michel, a Peralta Michel y a Martínez. Cuando el soldado homicida recarga su arma para disparar sobre Cordero Michel, que había resultado ileso de sus primeras ráfagas el otro soldado se la quitó increpándolo de asesino y evitando que lo matara
En esa misma entrevista está el siguiente detalle. Fidelio Despradel, Marcelo Bermúdez, Juan García Arias (chanchan), y Domingo Bisonó (el guajiro), habían abandonado el grupo de Manolo el 15 al 16 a cumplir unas misión. Eso salvo la vida a los tres primero. El guajiro murió al ser reconocido en una bodega por el segundo alcalde del lugar. Allí fueron herido de una puñalada. Despradel, Bermúdez y García fueron capturados más tarde. Los caídos en Las Manaclas fueron Dr. Manuel Aurelio Tavarez Justo. Ing. Jaime Rafael Ricardo Socias. Dr. José Cabrera González. Juan Ramón Martínez (Monchi). Jesús Antonio Barreiro Rijo (Tony). José Daniel Fernández Matos. Ing. Rubén Días Moreno (Rudy). Agr. Domingo Sánchez Bisonó. Manuel de Jesús Founder Leonte Antonio Schott Michel Fernando Arturo Martínez Torres Antonio Filión (Manchao) Canoabo Abel Manuel de los Santos Reyes Días (Rayito) Alfredo Peralta Michel (Alfredito) Francisco del Carmen Bueno Zapàta Rubén Alfonso Marte Aguazo (Fonsito)
En la Horma, entre San José de Ocoa y Valle Nuevo, murieron. Hipólito Rodríguez Sánchez (polo). Jefe del grupo de los Quemados, Adolfo González y Negro Rodríguez de Jesús En esa misma fueron capturados. Arsénico Ortiz Fernández (cubano), Francisco Peralta Trinidad, Arturo Romero, José Rafael Pérez Modesto, Gonzalo Pérez Cuevas, José Altagracia Suazo, y la Dra. Carmen Lora Iglesias (Piky) En Loma Colorada, jurisdicción de San Francisco de Macorís Fueron capturados. José Chaljub Mejía, Luís Adolfo Domínguez, Dr. Abel Rodríguez del Orbe, José Anibal Guzmán, Cruz Peralta y Homero Hernández, (este último sería muerto años después por una patrulla de la Policía Nacional, en una calle de Santo Domingo) En el calvario de Nagua. Fueron capturados. Manuel de Jesús Checo, Dr. Nathanael Díaz González, Emil Elías Esmurdoc Ariza, Juan Lantigua Javier, Aquiles Reynoso Paulino, Oscar Edgard Cabral Rodríguez, Ramon Euclidez Morillo Martínez y Reyes Saldaña En Villa Nizao, Enriquillo Capturaron a. José Antonio Moquete Capell. Juan José Javier Reyes. Gil Alberto Pérez Rijo (Belisario). Lilo Coss Batista, Dr. José Dionisio Bautista Fabián, Ángel Luís Pertnella Ceballo (de nacionalidad española) y Federico Cuello Dávila El Fondo, Polo, Barahona. Fueron capturados el Ing. Jaime Capell Bello. Dr. Enrique Batista Gómez. José Hungría Sánchez. Raymundo Cuevas Sena y Nelio Hernández Bautista En la Región Este Murieron. Rafael Faxas Canto (pipe). Herniquillo Almanzar. Caqui Meléndez y Minaya Fernández En Pedro Sánchez Fueron capturados. El Dr. José Antonio Contando y Cristóbal Romás (Cristobita) En la Región Septentrional Murió Félix Jerónimo Escaño Peña y fueron capturados. Edmundo Díaz. Ing. Daniel Matías. Francisco Tello. Dr. Sostenes Peña Jáquez (más tarde muerto en el asalto a San Francisco de Macorís durante la Guerra de Abril de 1965) y el Dr. Juan Miguel Román (muerto heroicamente en el asalto al Palacio Nacional durante la Guerra de Abril de 1965) En Los Quemados, Bonao. Fueron capturados. El Dr. Juan José Matos Riveras. Marcelino Grullon Jiménez. Teódulo Radhames Guerrero, Dr. Bienvenido Aquino Pimentel, Benito Alejo German Vargas, Arquímedes Pagan Feliz, Eduardo Rosa Aristy, Ing. Manuel Lulo, Antonio Mirabal Jiménez, Julio Lora Genao, Freddy Reyes, Marcelino Antonio Rosado, José Romero Bello Suriñach, Julio Enríquez Montandón, Marcelino Antonio Vargas Jaquez, Zoilo Batista, Hugo Alberto García Muñoz, Ángel Rafael Abud y Manuel de Regla Medrano.
El motivo del fracaso es uno de los puntos más tratados en artículos,.entrevistas, y otros medios de publicidad por los sobreviviente del movimiento guerrillero Señalan muchos de los sobrevivientes ´ que el aislamiento de las masas fue un factor principal que impidió el triunfo. Así como la falta de una línea política, es decir la estrategia y la táctica para desarrollar la lucha guerrillera, estas consideraciones fueron expresadas por Emilio Codero Michel, y corroborada por Posesito Crespo, del frente de la Las Manaclas, que comandaba Manolo Tavarez Justo.
José Daniel Ariza, otro combatiente del Frente de Las Manaclas, acorde con la falta que significó la ausencia del apoyo popular abundando diciendo que la línea política que se siguió fue incorrecta y que el pueblo es el único sabio y si le indicamos un caminos errado no nos sigue, demostrándonos que estamos equivocados
Los cadáveres de los mártires de Las Manaclas fueron enterrados en una fosa común, la mayoría de ellos fueron sacados y trasladados a sus respectivas localidades donde eran oriundos. Manuel Aurelio Tavarez Justo, fundador del Movimiento Revolucionario 14 de Junio (IJ4), y Comandante Supremo de los Frentes Guerrilleros de noviembre del 1963, reposa en el cementerio de la ciudad de Salcedo, de la Provincia Hnas Mirabal, junto a su esposa Minerva Mirabal.
Por Tulio H Arvelo
Revista Ahora No. 737
Paginas 64 a 68
26 de diciembre del 1977

Resumen de la reunión del 16 de diciembre




Hola jóvenes el pasado domingo 16 de diciembre nos reunimos como acordamos con algunas ausencias importantes, acordamos trabajar para tener más incidencia en todo lo que se refiere a la lucha contra el cambio climático y la lucha contra las mineras, trabajar en las tareas pendientes a realizar a principio de año como son

La invitación de los compañeros de San Francisco a su caminata 12 y 13 de enero, aún por confirmar.
Viaje a los charcos de Jima el domingo 27 de enero.
Presentar la colectiva en el colegio Movearte en febrero.
Llevar la colectiva a San Francisco en marzo.
Trabajar con tiempo lo que tiene que ver con la hora del planeta también en marzo.
Y por último averiguar todo lo relativo al viaje a Costa Rica.
En ese sentido estamos convocando para que nos veamos nuevamente el domingo 30  de diciembre a las diez de la mañana en el mismo lugar, avenida Bolívar 55, esperamos contar con la asistencia de cada uno de ustedes.

Domingo Acevedo.
829 568 3544
www.brigadacimarronasebastianlemba.blogspot.com

martes, 18 de diciembre de 2018

EL PICO DUARTE, LA MAYOR ALTURA DE LAS ANTILLAS.





El Pico Duarte, es la mayor altura de las islas que están diseminadas por todo el mar Caribe, ubicado en la isla de Santo  Domingo, en las Antillas Mayores tiene una altura de 3,087 metros sobre el nivel del mar, ubicado en los parques nacionales, José del Carmen  Ramírez y Armando Bermúdez, es una atracción turística por la diversidad de su flora y su fauna y por los espectaculares paisajes que  pueden observar los caminantes mientras se van adentrando en el  corazón de la cordillera Central además del reto que conlleva hacer cualquiera de las cinco rutas que suben hasta el techo del Caribe.

Todos los años entre finales de diciembre y por todo el mes de enero y febrero cientos de caminantes nativos y extranjeros hacen las agotadoras travesías que los llevarán por mágicos senderos hasta coronar  la cima del Pico Duarte.

Hay cinco rutas distintas que llevan a los caminantes hasta la cima más alta de las Antillas, estas son: la Cienaga en Jarabacoa, Mata Grande en Santiago, Azua partiendo de la Laguna o del pueblo del Tetero, la de Constanza que se puede comenzar en el mismo pueblo de Constanza o en Los Cayetanos, y la de San Juan partiendo de Sabaneta, las dos más populares son la de la Cienaga en Jarabacoa y la de Mata Grande, en Santiago.

Todas las rutas son agotadoras por lo que hay que estar preparado física y mentalmente para emprender cualquiera de las cinco rutas, es necesario especificar que en cada punto de partida hay guías experimentados que por un módico precio llevan a los caminantes a través de esas  hermosas montañas cuyos paisajes espectaculares cautivan a los caminantes haciéndolos olvidar por momentos el cansancio, el hambre y la sed.

Recorrer esos caminos, ponernos en contacto con la naturaleza casi virgen, dejar atrás todo lo que tiene que ver con la ciudad, caminar hasta el agotamiento y después en la noche, bajo un cielo saturado de estrellas, sentarnos junto a la fogata para ahuyentar el frío que nos cala los huesos, es una experiencia inolvidable, que aunque a veces cuando las caminatas se hacen interminables y el agotamiento nos vence, decimos que jamás volveremos por esos lugares de Dios.  Nada es más falso porque  desde que nos montamos en el autobús de regreso a nuestro destino de origen, la nostalgia nos sobrecoge el alma y va alimentando en nosotros el deseo del año que viene, volver.

Domingo Acevedo.
2008

Brigada Cimarrona Sebastián Lemba.
Ecológica, social, progresista.

Ruta Manabao, Manabao, en Jarabacoa, la Vega.

De todas las rutas que suben al pico Duarte esta es la más frecuentada y la más corta con aproximadamente 23 kilómetros que hacen 46 de ida y vuelta y es la ruta que casi todo el mundo hace.
La Ciénaga (Boca de los Ríos) es un pequeño pueblecito perteneciente a la Vega ubicado en el municipio de Jarabacoa, esta está a 1100 metros sobre el nivel de mar.
Hay grupos pequeños de atletas que hacen esta ruta en un sólo día, otros la hacen en dos días, pero nosotros recomendamos hacerla de la siguiente manera: amanecer en la ciénaga al otro día partir hacia compartición, amaneciendo en ella y salir a la mañana siguiente al pico Duarte, amanecer nuevamente en compartición y tempranito al otro día bajar a la Ciénaga y regresar al punto de partida.
Era principio de enero, llegamos al atardecer a la ciénaga de Manabao con todo el ímpetu de subir a la cima más alta de las Antillas, en donde amanecimos y tempranito después de desayunar partimos, poniéndonos como meta llegar a los tablones sin descansar.
De la ciénaga hasta los tablones es un trayecto reconfortante de tan sólo cuatro kilómetros de bosque tupido y verde y pocas subidas, muchos viajeros se engañan porque creen que todo el camino es así de fácil pero es tan sólo el comienzo.
En la caseta de los tablones se hace un descanso breve y necesario para apreciar el paisaje, escuchar el rumor del agua del rio que serpenteada pura y libre por los recodos de la montaña hasta perderse en la espesura del bosque, comer algo si es necesario y sobre todo para tomar aliento para la dura jornada que nos espera de ahí en adelante hasta llegar a la Compartición.
De los tablones partimos hacia la Cotorra que está a 1720 metros sobre el nivel del mar. Aquí comienza las dificultades de la travesía ya que es un trayecto muy empinado y últimamente lleno de lodo y piedras que revienta al caminante que no se preparó para esta dura jornada.
De la cotorra después de un descanso para tomar aire partimos hacia la Laguna lugar este que lleva ese nombre porque hay una fuente de agua en donde es necesario abastecerse de este preciado líquido porque no hay hasta llegar a Agüita Fría.
De la laguna después de aprovisionarnos de agua y tomar aire salimos ya con algunos excursionistas extenuados por el cansancio hacia el cruce del tetero. Lleva ese nombre porque por ahí se va al valle del Tetero que es un lugar de impresionante belleza, muchos excursionista prefieren quedarse en él a subir al pico Duarte además se amanece en este hermoso valle cuándo se viene de Constanza y Azua.
El Cruce esta a 1740 metros sobre el nivel del mar a once kilómetros de la Ciénaga, a siete kilómetros de los tablones. Es aquí en donde los caminantes empezamos a sentir el peso de la fatiga y donde empiezan las lamentaciones, pero indudablemente que este trayecto a pesar de lo agotador que es, es de una belleza mágica que muchas veces los caminantes no la advierten por el agotamiento físico.
Mientras más uno sube nos damos cuenta de lo impresionante y hermosa que es nuestra cordillera Central madre de las aguas porque en ella nacen los ríos más importante de nuestro país es una pena que las mineras tenga la mirada puesta en ella.
Sé por experiencia que llegar hasta Agüita Fría para muchos caminantes se tornará casi imposible y se desesperan, hasta querer devolverse o volverse aves y salir volando de allí porque ya no soportan el cansancio, el agotamiento físico y muchas veces mental que es muy peligroso. El que alcanza Agüita Fría está a un paso de alcanzar la meta, llegar a la cima más alta del Caribe, el pico Duarte.
Agüita fría es un pequeño llano que está a 2600 metros sobre el nivel del mar a cuatro kilómetros del cruce, con neblina, frío y vientos, donde está prohibido detenerse por mucho tiempo, además es un lugar emblemático porque en él nacen los dos ríos más importantes del país el yaque del sur y el Yaque del Norte.
Después de llenar las cantimploras vacías y un breve receso, ponemos rumbo hacia la Compartición en donde pasaremos la noche. Es bueno decir que en este punto ya hace rato que el grupo va desperdigado, las personas se han ido agrupando de acuerdo al paso que llevan al caminar, es aquí en donde los guías y los que coordinan el grupo deben hacer su trabajo para que los excursionistas no se sienta solos y no pierdan el ánimo, la determinación de seguir a pesar del cansancio.
De Agüita Fría a la Compartición sólo hay cuatro kilómetros y se comienza a bajar, encontrándose muy pocas subidas que además no son tan empinadas, pero los caminantes vienen extenuados por el esfuerzo anterior y el trayecto se hace lento y tedioso, reconforta los espectaculares paisajes y las voces de ánimo de los compañeros que se encuentran en mejor estado físico.
La Compartición está a 2450 metros sobre el nivel del mar y a diez y seis kilómetros de la Ciénaga. Ya en el refugio los caminantes se sienten más animados, con más fuerza para levantar el campamento y hacer las diligencias para preparar la comida y después sentarse alrededor de la hoguera a escuchar infinitas historias de ciguapas y galipotes que cuentan los guías, para después con el cerebro afiebrado por las historias escuchadas irse a dormir, ya que mañana hay que madrugar para empezar a caminar rumbo al pico Duarte con las primeras horas del amanecer.
El pico Duarte está a 1087 metros sobre el nivel del mar, a siete kilómetros aproximadamente de Compartición y a veintitrés de la Ciénaga. Son siete kilómetros subiendo, es ahí donde terminamos de dar lo último que nos queda, es el último esfuerzo que nos lleva al vallecito de Lilís en donde nos detenemos para tomar aire y entonces retomar la marcha hasta alcanzar la meta, el pico Duarte.
Llegar al techo del Caribe es haber alcanzado la meta propuesta, alcanzar el cielo, tocar las nubes y como es natural abrazos, risas, llanto y la foto obligatoria para regresar  después a Compartición en donde amanecemos, para al otro día bien tempranito emprender el camino de regreso, ya sin prisa a la Ciénaga de Manabao desde donde partimos..
Sé que la mayoría no volverán pero en algunos queda la ilusión de poder intentarlo nuevamente, esos son los valientes.
Domingo Acevedo.
Nov/16
829 568 3544
Domingoacv2@gmail.com



LA PRIMERA VEZ QUE SUBI AL PICO DUARTE.

He subido muchas veces al Pico Duarte. La primera vez que subí, lo hice por San Juan, eso fue en enero del 1990 y desde entonces quedé enamorado de esos lugares de fantasía.

He hecho todas las rutas  conocidas y otras las hemos unidos como fue irnos desde Constanza hasta San  Juan, y de Azua hasta Mata Grande y sí me preguntan cual es la ruta que más me gusta, diré sin titubear, la de San Juan a  La Ciénaga.

En esta ruta, el primer trayecto va de Sabaneta al Alto de la Rosa, es una sola subida  hasta el refugio del Alto de la Rosa, en donde hay una torre de vigilancia y una terraza que sirve como mirador, desde donde se puede observar un paisaje espectacular, y desde la torre de vigilancia se domina una gran parte del parque, me atreví con otros compañeros a dormir una noche en esa torre del Alto de la Rosa y el frío casi nos congeló.

Lo más impresionante de este trayecto es la presa de Sabaneta que en la medida que vamos subiendo, su vista se va haciendo más y más impresionante, hasta quedarse por siempre en el recuerdo de cada uno de nosotros.

El segundo trayecto va desde el Alto de la Rosa hasta el Macutico, es un trayecto interminable con una parada obligada en la piedra del Aguacate, en donde hay un arroyo de agua casi helada y donde necesariamente hay que darse un baño,

Después de la piedra del Aguacate se empieza a subir hasta una altura máxina de 2440 metros sobre el nivel del mar, cuando se empieza a descender en algún momento se divisa la caseta del Macutico como sí fuera un espejismo, una meta que en la distancia parece inalcanzable, pero a la que hay que llegar cueste lo que cueste, después de horas de subir y bajar, se llega a un valle interminable, que nosotros bautizamos, el Valle de Nunca Jamás, este es un valle de una belleza desoladora, en el cual nos ha tocado vivir experiencias inolvidables, después del valle, cruzamos un bosque de tupidos árboles, un puente hecho de troncos de árboles caídos, subimos una pequeña elevación de tierra y a pocos metros está la cabaña del Macutico.

Este es un lugar mágico, un valle de pajones y flores silvestres, donde se dan muy bajas temperaturas y donde uno se siente como perdido en medio de la nada, lejos de todo. Una noche mientras dormía sentí que alguien se acurrucaba a  mi lado, era Loretta que se sintió tan sola, que sintió la necesidad   de estar al lado de alguien, esa sensación de soledad la hemos sentido todos los que hemos dormido allí, en el Macutico y es indefinible, es como sentir el peso del silencio en el alma, es mirar alrededor y sentirnos desamparados, es sentir que el día se hace interminable, que la tarde te aplasta contra el horizonte, que la noche te absorbe en sus misterios y  al otro día te vomita intacto.

Del Macutico, el trayecto es hasta la Compartición pasando por el valle de Lilís y el Pico Duarte. Este trayecto es de una belleza extraordinaria, lo más espectacular es cuando uno baja la loma del Barraco  y aparece la Pelona inmensa, semejante a un cono, desafiante a la vista del caminante, subirla es agotador y coronar su cima es  haber triunfado sobre el cansancio.

De la  cima de la Pelona se baja al vallecito de Lilís, un descanso obligado antes de subir al Pico Duarte, de ahí a la cima más alta de las Antillas queda poco más de un kilómetro, que se hace con entusiasmo, ya en el Pico Duarte, las fotos necesarias y la satisfacción de haber cumplido con la meta que nos dimos, ahora el regreso, amanecer en compartición y al otro día temprano, hacia la Ciénaga,  en Manabao.

De la Compartición   a la Ciénaga es un largo trayecto casi siempre bajando. Se llega a Agüita, donde está el nacimiento  del río Yaque del sur y el Yaque del Norte, es un lugar sumamente frío, en donde uno se abastece de agua, para seguir hasta el cruce, ahí está el camino que lleva hasta el Valle del Tetero, del cruce hasta los Tablones, últimamente en este trayecto el lodo dificulta la caminata, uno llega a los tablones con lodo hasta en las cejas, generalmente uno se detiene en los Tablones se quita un poco de lodo en el río y continua hasta la Ciénaga que es el destino final, en donde nos espera la guagua que nos llevará de regreso a la ciudad.

DOMINGO ACEVEDO
2009

Este es un homenaje a los guías que han viajado Con nosotros a Nardo y sus compañeros de Azua,  a Vitico y Ramón, de Mata Grande, a Francisco y sus compañeros de Sabaneta, San Juan, a los de Constanza sus nombres lo olvidé pero el recuerdo de ellos lo llevo en el corazón, a Pedrito y sus hijos de la CienagaManabao.


Mata Grande la ruta más hermosa de las que van al Pico Duarte.



Una de las rutas más hermosa es la que va de Mata Grande, Pico Duarte,  Compartición, la Cienaga, ubicada en el parque nacional Armando Bermúdez, es sin temor a equivocarme el que tiene la vegetación más exuberante y los paisajes más espectaculares y en donde usted puede encontrar naranjas y limones dulces entre otras frutas, para entretener el hambre y la sed.

Se sale de Mata Grande, en donde se puede amanecer el primer día o seguir hasta Loma de Oro que son aproximadamente seis kilómetros, en donde se puede pasar la noche para reducir distancia hasta la Guacara. Antes de llegar a Loma de Oro se pasa por la caseta de Medio Ambiente en donde se hace una parada obligatoria, allí los guardias forestales revisan que el permiso de entrada al parque este en orden. De Loma de Oro hasta la Guacara hay alrededor de catorce kilómetros de hermosos paisajes, que por momentos hacen que uno olvide el cansancio y dejan en el caminante la sensación de que están en el paraíso, esta ruta y la de la Ciénaga son las más frecuentadas.

De la Guacara al Valle del Bao hay doce kilómetros hasta llegar a los 1800 metros sobre el nivel del mar. En la medida que te adentra entre las montañas el paisaje te va absorbiendo hasta hacerte olvidar lo largo y agotador del camino, de repente ante ti se descorre la cortina vegetal de árboles, cortezas y hojas para dar paso a un deslumbrante valle de pajones, es el Valle del Bao, bordeado en uno de sus extremos por un río del mismo nombre, en este refugio algunos excursionistas se quedan más de un día para disfrutar de las aguas refrescantes del río, y de lo espectaculares amaneceres en el valle del Bao.

Del Bao hay diez agotadores kilómetros de una subida interminable hasta la cima de la pelona, desde donde, sólo quedan tres kilómetros hasta la cúspide del Pico Duarte, en los últimos años los incendios han mermado un poco la belleza de esta última etapa del trayecto, subir la loma del coñazo, pasar por el conuco del diablo, que es una parte de la pelona poblada de piedras calcinadas y árboles retorcidos que dan al lugar un aire misterioso, tomar un poco de aliento en la caseta del Valle De Lilís, para entonces avanzar entre la neblina de la tarde hasta coronar el sueño de llegar a la meta, alcanzar la cima que a muchos a costado sudor, cansancio, dolor, sacrificios y porque no, algunas lágrimas secretas, se que es así, porque en más de una ocasión en las noche he escuchado a alguien sollozar en secreto.

Ya en la cima, tocar las nubes con nuestros sueños, sentirnos más cerca de Dios, mirar la pelona imponente, los abrazos, el júbilo la emoción de los que por primera vez conquistan la cima del pico Duarte y sobre todo las acostumbradas fotos y después el regreso, algunos se devuelven hacia Mata Grande pero yo prefiero continuar y dormir en Comparición y al otro día continuar hasta la Ciénaga.

En la Compartición confluyen muchos excursionistas que vienen desde diferentes puntos, unos que van y otros que ya vienen de regreso, en el lugar de la fogata, en las noches, se comparte con muchas personas a las cuales posiblemente no volveremos a ver nunca más, ya al otro día después de una fría noche, hay que levantarse bien temprano para emprender el regreso, hacer el desayuno, levantar el campamento y ya a las seis empezar a subir la Vela, que es todo un espectáculo: contra la penumbra del amanecer los caminantes con sus focos en sus manos se alargan en una larga procesión de luz hasta la salida del sol.

La Vela es el último gran esfuerzo, luego el camino se alarga en una sola bajada hasta la Ciénaga. De camino, en Agüita Fría se hace una parada para llenar los envases con agua fresca, es en este lugar en donde nace el río Yaque del Sur y donde se registran muy bajas temperaturas, después de tomar agua y comer algo, se continua bajando hasta el cruce, es aquí en donde el camino tuerce hacia le Valle del Tetero.

Del cruce uno se programa para llegar hasta los Tablones de un sólo jalón, realmente no es así porque el cansancio de la larga jornada nos impone más de un descanso, aunque algunos caminantes, lo más fuertes, llegan de la Compartición trotando hasta la Ciénaga. Últimamente el camino del cruce hasta más allá de los Tablones está intransitable por el lodo, producto de las lluvias, el paso de las personas y los animales, es por eso que al llegar a los Tablones se hace necesario un buen baño para quitarse el lodo acumulado durante el trayecto.

Ya en los tablones, algunos se dan un merecido baño, un descanso sí es necesario para todos, para después comenzar a descender con más calma y empezar a mirar hacia atrás con cierta nostalgia, ya este es el último trayecto: de una tupida vegetación y árboles frondosos que se entrecruzan, formando sobre nuestras cabezas un arco vegetal, en este último tramo del camino siempre encontramos niños de harapos vendiendo frutas de lástima con la esperanza de conseguir algunas monedas para engañar el hambre de toda la vida, algunos no venden nada, arrinconados junto al camino, extienden sus manitas tiernas, y dicen a los caminantes, “denme algo” sus miradas tristes, sus cuerpecitos endebles y desnutridos, desde la primera vez que los vi los llevo clavados en mis recuerdos.

Ya en la Ciénaga, cruzamos el puente de árboles caídos, pasamos frente a la caseta de medio ambiente y continuamos hasta el centro del pueblo en donde acomodamos el equipaje mientras llega el transporte que nos llevará de regreso a la capital. Algunos mientras llega la guagua, se toman una cerveza, algún refresco, comen algo o van al río disfrutar de un buen baño, sólo es cuestión de tiempo para volver a la prisa y la locura de la ciudad, pasarán algunas noches después del viaje en que la mente mientras dormimos irá recreando en el inconciente todas las vicisitudes del viaje.

Este relato, lo dedico a Vitico y a Ramón guías de Mata Grande y Pedrito de la Ciénaga.



DE AZUA AL PICO DUARTE, NUESTRA VOZ SE LEVANTA PARA ALERTAR SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL.

Salimos a las seis de la mañana del partido Nueva Alternativa con rumbo a Padre las Casas  a donde llegamos como a las diez y media de la mañana, tomamos el camión que nos llevaría  al pueblo del Tetero. El chofer nos llevó a su casa en donde nos ofreció desayuno el cual no aceptamos porque ya habíamos comido algo.

Desayunó, partimos,  y después de dar algunas vueltas por el pueblo de Padre las Casas  lo que  aprovechamos para comprar algunas cosas, pusimos proa hacia el pueblo del Tetero, por una carretera polvorienta, llena de precipicios y curvas, con un paisaje abrupto y desolador en algunas partes, con pueblecitos miserables perdidos en un paisaje sobrecogedor y triste, en donde las personas empobrecidas parecían vegetal en un presente abrumador,  del Tetero partiríamos al otro día hacia el Pico Duarte.

Llegamos alrededor de las dos y media al Tetero y nos acomodamos en la casa de Nardo, nuestro guía y amigo organizamos los bultos mientras Mártires y Sandy por un lado preparaban la casa de campaña en la que dormirían,  Engel y Luis lo mismo con la de ellos y Canela la de él, mientras  Marisol hacía los preparativos para la comida.  Después de comer paseamos por el pueblo y pudimos palpar la pobreza, nos dolió especialmente la situación de miseria de los niños de aquel pueblo perdido en el olvido.

Compartimos con la familia de Nardo y en la noche hicimos cuentos alrededor de la fogata acompañados por algunos habitantes del pueblo. A la hora de dormir cada uno se fue al lugar que le correspondía, Sandy y Mártires en su casa de campaña, Engel y Luis en la de ellos y Canela por igual se fue a la de él,  Ruddy y Rosa, en la casa de Nardo y Marisol, Félix y Yo en la casa de un familiar de Nardo.

Muy tempranito nos levantamos, nos preparamos, desayunamos y partimos antes del amanecer hacia el valle del Tetero, bajo una leve llovizna que nos acompañó por casi todo el camino, Nardo no fue con nosotros tenía otros asuntos y mando a July, Francisco y Jaime con nosotros, pero nos acompañó un buen trecho y nos enseñó el lugar donde se produce la electricidad que consume el pueblo.

El paisaje no podía ser más hermoso, el aire fresco de a montaña, los altos y frondosos pinos, el colorido de las flores silvestres, el canto de los pájaros nos guiaba sin ninguna prisa por los caminos mojados hacia el placer de compartir esta inolvidable experiencia, la de conquistar la cima más alta de las Antillas, el Pico Duarte y un alertaaaa,  que de vez en cuando retumbaba en la distancia anunciando que La Brigada Cimarrona Sebastián Lemba desbrozaba esos caminos rumbo a la cima más alta de las Antillas.  

Atravesamos Sabana Andrés, subimos el pico Loma Vieja, atravesamos Lo Fríos, subimos con mucho esfuerzo el Pico Alto del Valle, nos deteníamos brevemente a tomar aire, tocamos las nubes y comenzamos a descender hacia el valle del Tetero, por un camino mojado por una llovizna eterna, que nos acompañaba en nuestro descenso, el  lodo y las caídas permanentes retrasaron nuestra llegada al valle, a donde llegamos pasada las tres de la tarde.

En el valle del Tetero, perdimos un día por la lluvia, allí discutimos la posibilidad de quedarnos y eso generó una gran discusión ya que los nuevos querían salir  a pesar de el lodo y la lluvia y el alerta de los que llegaban de Compartición que nos decían que no se podía seguir, que nos recomendaban quedarnos y partir al otro día. Así lo hicimos, nos quedamos  y los nuevos disfrutaron de la belleza del valle del Tetero, se bañaron en la ballena visitaron la piedra indígena y disfrutaron de un juego de pelota entre los guías y los excursionistas, jugamos dominó, hicimos contactos con otros grupos a los cuales explicamos los motivos de nuestras excursión, la que se  encontraron interesante.

En la noche hizo un frío terrible, algunos durmieron en sus casas de campaña y otros nos acomodamos en la caseta, a las cuatro de la mañana me levanté y desperté a todos, Marisol y Félix, prepararon el desayuno mientas los guías iban al monte a buscar a las bestias y los otros desmontaban sus casas de campañas, salimos con las linternas encendidas intentábamos ganar tiempo al tiempo, no nos fuimos por el atajo, nos dijeron que estaba intransitable y dirigimos nuestros pasos al cruce, al que llegamos agotados y enlodados,  descansamos y emprendimos la subida hacia agüita fría nuestra meta más cercana.

Fue lenta y agotadora la subida, no obstante todos íbamos disfrutando del paisaje y dejándolo plasmado en nuestras cámaras fotográficas, llegamos como a las dos de la tarde a agüita fría, en donde merendamos y tomamos fotos del lugar en donde nacen los ríos Yaque  del Sur y Yaque del Norte y luego emprendimos el descenso hacia la Comparticion, a la que llegamos alrededor de la tres y cuarenta y cinco, decidimos por la hora que sólo subirían al Pico Duarte los que no habían subido nunca y que se irían  en los mulos, los demás nos quedaríamos preparando la comida.

En Comparticion haríamos la ceremonia del manifiesto en la noche, esperaríamos, al grupo Eugenio Marcano que venía de Mata Grande, ya que con el grupo del colegio de la Salle no nos encontraríamos. Ya al caer la noche vi con alegría a   Manuel Cuevas que llegaba sobre un mulo y corrí a alcanzarlo y cuando se desmontó me dijo Domingo estoy mal, se apoyo en mí y llamé a Marisol y a Félix lo dos médicos que nos acompañaban, con mucho esfuerzo lo llevamos al interior del refugio y junto a otra doctora que se encontraba allí, procedieron a darles los primeros auxilios, tenía el azúcar baja, la presión alta y estaba deshidratado, ellos lograron estabilizarlo, los doctores hicieron un buen trabajo, puedo decir sin temor a equivocarme que Manuel Cuevas debe la vida a esos tres doctores que se encontraba en esos momentos en la Copartición.

Después fueron llegando poco a poco los del grupo del Eugenio de Jesús marcano, Marisol le hizo una sopa a Manuel y continuo con los preparativos de la comida, se hacía tarde y los que llegaron del grupo de Manuel estaban preocupados por una parte de ellos que se habían quedado rezagados, yo le decía que no se preocuparan que el grupo nuestro que había ido al Pico Duarte, le darían una mano, que no lo abandonarían  y así fue, lo socorrieron y les prestaron algunos focos para que se iluminaran por esos caminos sinuosos y oscuros, los nuestros llegaron primero y dieron a noticia de que estaban bien y que venían más atrás.

Llegaron agotados, comieron y se acostaron de una vez, mientras seguían la atenciones a Manuel Cuevas, que se recuperaba lentamente, la noche fue clara ya lejos de la lluvia, el cielo esplendoroso de estrellas nos invitaba a compartir en la fogata, pero había sido un día muy agitado, lleno de muchas emociones fuertes y mañana debíamos prepararnos para partir y ver como bajaríamos a Manuel, quedamos que la mula de monta nuestra lo llevaría hasta agüita fría y que de ahí en adelante, se iría en la de ellos, hizo un frío infernal como siempre en Compartición.

Nos levantamos a las seis de la mañana, fue un amanecer esplendoroso y victorioso, Manuel amaneció mucho mejor, desayunamos,  levantamos el campamento  y partimos a las ocho y algo de la mañana, subimos  la Vela en un ritual lento, pausado pero sostenido, nos trazamos metas, la primera fue agüita fría, íbamos alegres y felices, habíamos alcanzado la meta, ahora regresábamos a la Ciénaga y de ahí al hogar dulce hogar, llegamos agotados a agüita fría, merendamos y continuamos hacia el cruce nuestra segunda meta, íbamos raudos, ahora sólo bajábamos, el camino no tenia tanto lodo como pensábamos  y el regreso renovaba nuestras fuerzas, nos daba nuevos bríos, la alegría no nos cabía en el corazón, llegamos al cruce sin darnos cuenta ahí nos encontramos con otros  grupos, tomamos aire, esperamos a los que venían rezagados  y de ahí partimos hacia los Tablones, de vez en cuando en la distancia retumbaba algún alertaaaa de nostalgia.

El camino hacia los tablones estaba lleno de lodo,  no como en otra época, pero tenía y hacíamos apuestas   de quien se caería primero, avanzamos rápido por un bosque tupido y húmedo, acariciados por una brisa agradable que mitigaba un poco el cansancio. De tanto bajar uno se hastía y  las rodillas se aflojan y uno pide a gritos,  una subida por favor, una subida, aunque sea pequeña, de las lagunas a los tablones lo hicimos en un tiempo record y llegamos  a la caseta nueva de los tablones a las dos de la tarde, de los tablones a la Ciénaga apuramos el paso y llegamos antes de las cuatro de la tarde, al llegar a la Ciénaga miramos con nostalgia el lugar en donde vivía Pedrito, el guía que nos acogía en su casa cuando regresábamos por esa ruta y que tuvo que vender sus tierras a precio de vaca muerta a un hijo de Gómez Díaz, Pedrito no sabe leer y le hicieron firmar un documento que era una orden de desalojo y le dieron por sus tierras lo que a ellos les dio las ganas, con Pedrito se impuso el poder de los Gómez Díaz. Cuando el grupo zeta llegó ya los muchachos estaban ubicados y Jaime nuestro atento guía nos llevó a donde su hija a bañarnos, mientras algunos comían algo y Marisol y July bailaban acompasados una bachata.

Coordinamos con Manuel el regreso y nos sentamos a esperar la llegada de la guagua. Debemos rendir un merecido tributo al trabajo de Jaime, July y Francisco, que más que guías fueron y son nuestros compañeros y amigos, a ellos va nuestra gratitud eterna, también debemos reconocer la amabilidad para con nosotros de los demás guías, que a donde llegábamos nos miran con respeto y admiración y reconociendo en nosotros el respeto y la disciplina que sentimos por ellos, por los demás caminantes y por esos bosques, que han pasado a ser partes de nuestras vidas.

La guagua llegó pasada las cinco de la tarde, nos montamos y emprendimos el regreso, con la promesa del año que viene volver. Ahora tenemos algunas tareas por delante, 1-Difundir el manifiesto. 2-Hacer una caminata, de Sabaneta, de Santiago Rodríguez,  hasta Sabaneta, de San Juan, 3-La vigilia mundial por el día de la Madre Tierra.   y 4-El operativo medico en el Tetero, a todo esto les pondremos fecha en la reunión del treinta de enero próximo, en la que discutiremos la próxima ruta, ya que tenemos tres propuestas, 1- hacer la ruta San Juan, Mata Grande. 2-Mata Grande, la Ciénaga.3-Azua, el Valle del Tetero, la Ciénaga.  En la reunión del treinta de enero nos pondremos de acuerdo en la ruta que haremos, así compañeros de ruta, que hasta el treinta de enero en donde compartiremos las fotos, las anécdotas y las experiencias del viaje.

DOMINGO ACEVEDO

ENERO 2010

 DE SABANETA AL PICO DUARTE.

La ruta que va de Sabaneta al Pico Duarte, siento yo, que es la más dura, la más difícil. Se sale del pueblo de Sabaneta, hasta llegar al primer refugio que es el Alto de la Rosa,  por un camino lleno de dificultades y precipicios peligrosos, en donde la presa de Sabaneta ocupa casi todo el paisaje.

Mientras nos alejamos del pueblo vamos dejando atrás, casas diseminadas a lo largo de un buen trecho del camino, desde las empalizadas, niños con el hambre dibujada en el cuerpo nos dicen adiós con sus manos escuálidas, sus miradas enfermas por la pobreza nos persiguen más allá del olvido, dejando en nuestras conciencias el amargo sabor de la impotencia.

Se asciende por un sendero de bosques y precipicios, quedando hechizadas nuestras miradas por lo espectacular de un paisaje que permanecerá durante todo el viaje y donde la presa de Sabaneta, pintada en el lienzo vegetal del paisaje,  nos acompañará más allá del Alto de la rosa.

Sí se sale a las seis de mañana del pueblo de Sabaneta, ya a las dos de la tarde el primer grupo habrá llegado al refugio, donde uno se encuentra con la dificultad de que no hay agua, hay que ir a buscarla a un arroyo un poco distante. Aunque existe un tanque donde a veces podemos encontrar el preciado líquido que utilizan los guardias de foresta que protegen este parque nacional para sus actividades cotidianas. Recuerdo que cuando hicimos el trayecto de Constanza a Sabaneta. De  Macutico al Alto de la Rosa nos extraviamos y llegamos como a las once de la noche al refugio, cansados y con hambre y por un descuido de los guías, que no se llevaron de mí consejo de coger agua en uno de los arroyos, llegamos sin ese líquido al refugio y tuvieron que volver atrás a buscar agua para cocinar y para el trayecto que va del Alto de la Rosa  a Sabaneta, ya que hay un buen trecho sin agua.

El Alto de la Rosa es una caseta con dos habitaciones, varias camas y una cocina, también existe en el lugar una torre de vigilancia y un mirador desde donde se puede observar el hermoso paisaje, que rodea el lugar.

De este refugio por lo duro del trayecto, hay que salir bien temprano para llegar con las luces del día, al segundo refugio que es Macutico.  El camino es interminable y hermoso, con lugares espectaculares como es la piedra del aguacate, en donde hay que hacer una parada necesaria y darse un baño en el arroyo del mismo nombre, para luego emprender el camino hacia el valle de Nunca Jamás, como lo hemos bautizado nosotros, por lo sobrecogedor que resulta  ese trayecto desolado e inmenso en donde uno siente como la inmensidad del paisaje aletea sobre nuestras cabezas como un ave de mal agüero, esa vez encontramos a Cristián llorando, perdido en su propia soledad y dos horas más tarde, Brito, se sentó en una piedra a orilla del camino y dijo en voz alta, he caminado tanto que ya no se para donde voy.

Cruzar ese valle es una experiencia indescriptible, sobrecogedora, a mí me ha tocado pasarlo en la noche, sin guía y con un grupo de caminantes agotados,  esa vez por un momento perdimos el camino y nos sentimos perdidos, pero gracias a Dios pudimos encontrar nuevamente el sendero y emprender nuevamente el rumbo hacia Macutico, esa experiencia fue para mí inolvidable.  

Esa vez arribamos como a las diez de la noche al refugio, recuerdo que cuando llegamos a Lilí,  la esposa de Delfín de la alegría le dio un ataque de nervios.  Este refugio, esta ubicado en una llanura desolada, últimamente afectada por los incendios, lo que le da un aspecto fantástico. En ese lugar en las noches se puede sentir el peso de la soledad en la piel, el frío cala los huesos y el halo de misterio que ronda en el ambiente nos acerca más a los compañeros de viaje y nos deja en el alma la infinita sensación de la ausencia.

De Macutico, se llega al Pico Duarte  y luego se baja a la Compartición, es un trayecto agotador, pero más corto, se avanza por un camino que el tiempo y los incendios casi han borrado, donde aun quedan arboles gigantescos, animales misteriosos que nos miran desde la espesura del bosque y pájaros invisibles, hay que caminar con mucho cuidado para no perderse y sí es hombre se corre el riesgo de ser secuestrado por una ciguapa, que lo llevará a su cueva y lo esclavizará por siempre.

Lo más impresionante del viaje es cuando uno baja agotado la loma del Barraco y se encuentra de frente con la pelona, inmensa, inalcanzable, agotadora, y uno en su interior se interroga, sí tendrá las fuerzas suficiente para alcanzar la cima. Llegar hasta la cúspide de la Pelona para muchos es un calvario interminable,  pero ya en ella se desciende un poco hasta la caseta del Vallecito de Lilís, donde es necesario un breve descanso, para seguir hasta coronar la cima del Pico Duarte.

Del Pico Duarte se desciende hasta la caseta de la Comparición, en donde se amanece y al otro día tempranito, por un camino repetido y hermoso se baja hasta la Ciénaga de Manabao, en donde nos espera el autobús que nos llevará de regreso a la ciudad.

Domingo Acevedo.
2011.





UNA NOCHE EN EL MACUTICO

Anochece, un viento con alas tristes revolotea sobre la cabaña perdida en la soledad distante de la cordillera central. Nosotros cansados de la larga caminata que del Alto de la Rosa hasta el Macutico hemos realizado, organizamos los equipajes, dentro del refugio, mientras miramos de vez en cuando hacia el camino esperando ver llegar a los compañeros que se quedaron rezagados en el valle infinito de nunca jamás, alguien del grupo grita bien alto aleeertaaaaa, aleeertaaaaa, es el modo de comunicarnos con los que vienen rezagados; ya que en estos parajes desolados el viento multiplica la voz y retumba en la lejanía, sí el otro grupo nos escucha responde de la misma manera, ahora sólo el silencio nos responde.

Este trayecto lo he hecho varias veces y sé que es difícil y agotador pero hermoso y mágico, lo disfruto al máximo. Ya son las siete de la noche, hace frío y empieza a oscurecer, nos sentimos preocupados por los compañeros que se quedaron atrás, ya en la cocina un grupo prepara la comida, tenemos hambre no hemos comido nada desde la mañana, sólo una merienda a las dos de la tarde, el grupo ha sido fuerte, los muchachos no se han quejado, unos van rumbo al río a buscar agua y los demás buscan leña para la fogata con uno de los guías.

Desde la ventana del refugio veo como los demás guías se alejan en la oscuridad, llevan los animales a comer algo, no muy lejos de donde nos encontramos hospedados.

Ya las primeras estrellas empiezan a coquetear en el cielo con la luna y a lo lejos se oyen voces de alegría, y un aleeeertaaaaa esperanzador, es el grupo que quedó rezagado que ha llegado al río, donde el equipo de agua llena los galones para el uso de mañana, eso nos da más tranquilidad, ya estamos todos juntos, ahora un baño cae bien y después a comer, más tarde la evaluación del trayecto, el acostumbrado conversatorio, el chiste necesario y a dormir, la caminata de mañana también es fuerte,  del Macutico, al Pico Duarte, a la Compartición cualquiera deja el forro, ya que después de una larga caminata y bajar la loma del Barraco, uno se encuentra con la pelona, que se muestra desafiante e imponente ante la mirada incrédula del cansado caminante que hace esta travesía por primera vez.

Son las ocho de la noche ya la fogata arde en una esquina del campamento y la comida casi está. La neblina empieza a vestir de blanco el valle, trae con ella el misterio ancestral de lo desconocido, nos acurrucamos unos a  otros junto a la fogata, el frío es terrible, la noche parece absorbernos en sus  misterios, en esta soledad nos sentimos tan pequeños y desvalidos, tan poca cosa, que nos damos cuenta que en la infinita vastedad del universo no somos nada y empezamos a buscar la compañía de algún compañero (a) para sentirnos protegidos,  alguien se atreve y hace algún cuento de fantasmas o muertos y Cristian protesta y se escurre en la cocina.

La caseta del Macutico tiene tres habitaciones dos dormitorios y la sala, en las cuales preparamos las frazadas y las bolsas de dormir, ya cada uno tiene su espacio en donde pasará la noche que se perfila muy fría,  en la cocina separada a unos cuantos metros del refugio, los guías preparan un    de jengibre para el frío, la fogata arde alegremente, ya se hizo la evaluación, del trayecto, y tratamos como siempre el tema central de la actividad, junto a la fogata nos queremos más, nos sentimos hermanados, nos acercamos tanto que sentimos el calor de la piel del compañero (a) que tenemos al lado, sentimos la necesidad de protegernos unos a otros, en estas caminatas crece el sentimiento de la solidaridad y se hacen relaciones que perduran en el tiempo.

Los guías nos llaman para tomar el té de jengibre que es bueno para ahuyentar a los duendes del frío, volvemos con ellos a la fogata y los escuchamos contarnos mil historias de fantasía, sobre fantasmas, difuntos y Ciguapas que a ellos les ha tocado vivir, en su largo trajinar por esas vastas soledades de la cordillera central, ya es hora de dormir nos despedirnos, cada uno se dirige al lugar donde pasará la noche, a veces sentimos temor es por eso que buscamos la compañía secreta del que duerme a nuestro lado, yo me detengo un rato entre la cocina y el refugio y miro al cielo al cual no le cabe una estrellas más, tanta belleza es indescriptible, aquí se siente, se parpa la presencia de Dios, es  indescriptible la sensación que siento en el Macutico, en donde el silencio aletea entre la sombras y la neblina y espanta el  canto de las insectos nocturno y se queda entre nosotros hasta el amanecer y se hace cómplice del frío que nos muerde la piel.

Yo siempre guardo la esperanza de volver a recorrer esos caminos perdidos en la distante soledad del parque nacional José del Carmen Ramírez.

Nos acomodamos, me percato de que todos estén en el lugar que le corresponde a cada uno y les recuerdo que mañana a las cinco de la mañana debemos levantarnos para prepararnos para la jornada del día siguiente.

Esta narración es un homenaje a todos los que me han acompañados en esta ruta, Sabaneta, (San Juan)  la Ciénaga, (Jarabacoa)

DOMINGO ACEVEDO.